Historia de Inglaterra



Historia de Inglaterra menu



Inicio | English




La historia del Reino Unido y las invasiones germánicas

La llegada de las tribus germánicas al Reino Unido y su asentamiento después del año 430 DC significó un cambio drástico para la historia del Reino Unido. De hecho, es uno de los eventos más importantes de la historia de Reino Unido. Las tribus germánicas eran tres: los anglos, quienes se asentaron al este y al norte de la zona central de Inglaterra, los jutos, quienes se asentaron en Kent y a lo largo de la costa este, y los sajones, que se asentaron en el territorio entre los anglos y los jutos.

Lo que las tribus germánicas les hicieron a las personas que habitaban en el territorio británico en ese tiempo es una de las masacres más sangrientas de la historia del Reino Unido. Contrario a los romanos —ver Los romanos y la historia inglesa para más información— estas tribus eliminaron a los celtas que vivían en Gran Bretaña mientras se instalaban en el lugar. Los celtas habían estado bajo el poder romano por siglos, pero los romanos tuvieron que abandonar el territorio para defender a roma, y los celtas quedaron solos, sin ejército ni poder policial para defenderse.

La historia de Reino Unido nos demuestra que los celtas se enfrentaron a los colonos germánicos lo mejor que pudieron. Pero los celtas fueron despojados de sus tierras hacia el oeste hasta conducirlos finalmente a las montañas en el lejano oeste. A esta área de tierra que los celtas ocupaban se la llamó “Weallas” o “Gales”, y significaba “la tierra del extranjero”. Otros grupos celtas fueron conducidos a Cornwall, y otros a lo que hoy conocemos como Escocia. Lo triste de esta parte de la historia del Reino Unido es que poco queda del lenguaje y la cultura celtas.

Los anglosajones establecieron varios reinos. Los más poderosos fueron los reinos de Northumbria, Mercia y Wessex. Pero en el siglo VIII, el rey Offa de Mercia se proclamó rey de los ingleses. El rey Offa era lo suficientemente poderoso para hacer tal cosa. Sin embargo, no controlaba toda Inglaterra. Después de la muerte de Offa, el poder de Mercia no sobrevivió.

Las contribuciones de los sajones al territorio inglés fueron muy importantes para la historia del Reino Unido. Los sajones crearon instituciones poderosas, como el Witan, el consejo real. El Witan era un organismo formal que administraba las leyes y estatutos, y los reyes acudían a ellos en búsqueda de consejos y apoyo. El Witan tenía el derecho de elegir al rey y de acordar el uso de las leyes reales. La creación del Witan fue tan importante para la historia del Reino Unido que todavía persiste como una institución gubernamental, que hoy se conoce como el Consejo Privado.

Los sajones también dividieron la tierra en condados —en su idioma condado era "shire". Cada condado tenía un administrador local del rey llamado “shire reeve". Con el tiempo este nombre se modificó a “sheriff” o representante de la corona. El nuevo sistema de condados es muy parecido al antiguo —al que crearon los sajones.

La tecnología de los anglosajones también cambió la historia del Reino Unido en lo que concierna la agricultura. Ellos introdujeron el arado pesado que araba en líneas largas a lo largo del campo. Requería seis u ocho bueyes. El uso de esta nueva tecnología condujo a grandes cambios en la organización y posesión de la tierra. Se dividía la tierra en dos o tres campos amplios. Estos también estaban divididos en líneas largas. Diferentes familias poseían un número de líneas en cada campo. Esto significó que los aldeanos tenían que establecer una relación de trabajo más cercana, como nunca se había hecho en el pasado.

Cada uno de estos distritos tenía una casa solariega. Esta casa solariega era el lugar donde los aldeanos locales pagaban los impuestos, se unían al ejército y donde se administraba la justicia. Los concejales eran los señores de cada casa solariega. Este fue el principio de un sistema de clases que incluía reyes, señores, soldados y trabajadores.

Aunque los sajones que llegaron a Inglaterra eran paganos, durante el período anglosajón en Gran Bretaña, el papa San Gregorio Magno mandó a Agustín a reestablecer el cristianismo en Inglaterra. Sólo en las áreas celtas persistió el cristianismo. Agustín se convirtió en el primer arzobispo de Canterbury en el año 601, quien tuvo mucho éxito entre muchas familias nobles. Pero entre la gente ordinaria el progreso fue mínimo porque Agustín estaba interesado en establecer una autoridad cristiana. Fue la iglesia celta la que incorporó el cristianismo entre la gente ordinaria. La iglesia tomó gran importancia, y estaba altamente apoyada por los reyes sajones, ya que ésta incrementaba su poder. La iglesia también estableció lugares de aprendizaje y educación, llamados “minsters” o monasterios, donde se entrenaba a los hombres para leer y escribir. Estos hombres se convertirían más tarde en los encargados de las autoridades reales y eclesiásticas. El rey Alfredo de Wessex (871-899) hizo gran uso de la iglesia para establecer un sistema de leyes y para educar a la gente.

Pero estos no fueron los únicos cambios en Gran Bretaña por parte de los sajones. Los sajones dejaron un importante legado para la historia del Reino Unido: el lenguaje. El lenguaje que hablaban los sajones que vivieron en Inglaterra es el lenguaje que se desarrolló para ser el inglés moderno.




Guardar en del.icio.us

Agregar a Technorati

Diseño Web por Log Technology

El contenido de este sitio web está registrado.